ACTUALIDAD

Farc querían quedarse con los Surtifruver

252509-19-03

La Fiscalía considera que el supuesto asesino intentó acercarse a la esposa del empresario.

Las Farc estuvieron interesadas en comprar la cadena de negocios Surtifruver de la Sabana, ofrecimiento hecho por Mauricio Parra Rodríguez, señalado testaferro de tres de sus jefes guerrilleros, al principal socio de esta empresa, Jhony Orjuela Pardo, muerto a manos de sicarios el pasado 20 de octubre en el norte de Bogotá. Así lo dijo la Fiscalía en audiencia pública.
Sin embargo, según el ente investigador, Orjuela se negó a vender lo que consideraba “el patrimonio de sus hijos” y cerró la posibilidad de una transacción con la persona que se convirtió –según el fiscal del caso– en el ordenador de su homicidio. Orjuela nunca supo que Parra era un emisario de la guerrilla.

Para el ente investigador, de acuerdo con lo que se planteó en la audiencia de imputación de cargos a Parra, las Farc buscaban lavar dinero a través de los negocios de frutas y verduras. Parra fue capturado el 2 de septiembre en el aeropuerto El Dorado, junto con su hija Paola Andrea Parra Marín, en momentos en que la joven intentaba viajar a México. La Fiscalía los acusó de lavado de activos provenientes del narcotráfico.

Al no lograr la transacción directa, Parra buscó entonces otros medios para acceder al próspero comerciante. Según el fiscal del caso, fue entonces cuando buscó aproximarse a la señora Cecilia Rueda –esposa de Orjuela– porque sabía que la pareja venía afrontando desde el 2008 dificultades en su relación y “empezó a cortejarla”, dijo el fiscal del caso.

‘Señalado testaferro de las Farc nunca fue socio de Surtifruver’
‘Me ofreció $ 20 millones para que matara al dueño de Surtifruver’
Desmovilizado de Farc destapó autor de crimen de dueño de Surtifruver
Esto se lo contó a la Fiscalía uno de los testigos en el proceso, Edilson Orjuela, primo de Alonso Orjuela, quien dio a conocer en sus declaraciones detalles del acercamiento de Parra a la esposa de su primo.

“Esta es una versión que hemos cuestionado, porque la pareja continuó viviendo bajo el mismo techo, hasta el punto de que días antes del homicidio los cinco estuvieron de paseo, compartiendo en familia”, le dijo a EL TIEMPO el abogado Héctor Iván Sánchez, representante de las víctimas.

La principal conjetura del homicidio se desprende del hecho de que Parra se había enterado, a través de Cecilia Rueda, de que el empresario iba a sacarlo de la sociedad en el cultivo de arándanos porque supo que le estaba robando parte del producido. “Es en ese momento cuando Parra decide contratar a unos guerrilleros para acabar con la vida del empresario”, precisó el fiscal asignado al caso.

En este caso, la Fiscalía también llamó a declarar a Boris Montaño, otro socio en el sembrado y quien confirmó que entre Parra y Orjuela existían diferencias.

De otra parte, tras la muerte del empresario, la sociedad también estaría produciendo choques entre los hijos de Orjuela y el primo del empresario.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas leidos

Smiley face
To Top