ACTUALIDAD

Primer año de Duque las luces y sombras

duque 3
Primer año de Duque las luces y sombras

Para los mandatarios costeños, en general el primer año del presidente Iván Duque ha sido bueno, ya que es un año de planeación de lo que será el gobierno. Destacan varios alcaldes y gobernadores del Caribe que el jefe de Estado se ha acercado a las regiones y ha impulsado importantes obras de infraestructura.

Según fuentes consultadas, el presidente sigue en el centro, afronta un desempleo de dos dígitos, detuvo los cultivos ilícitos, no cambia gobernabilidad por ‘mermelada’ y “patina” en el cerco diplomático.

Así mismo, en la opinión de los integrantes de la Bancada Caribe, estos primeros 365 días han sido de aprendizaje, aunque ha tenido dificultades con temas como el desempleo y la gobernabilidad en el Congreso. Resaltan además la leve reducción de los cultivos ilícitos y desde los gremios confían en que el proceso de Electricaribe llegará a buen término. 

En la consideración del senador barranquillero José David Name, del gobiernista La U, “ha sido un año de aprendizaje. El presidente tiene muy buenas intenciones, es una persona honesta que ha cumplido con lo que ha prometido, tiene unas relaciones diferentes con el Congreso y con las otras ramas del poder público, pero está muy mal acompañado: tiene un equipo de ministros que son muy técnicos, que tienen las capacidades pero no conocen lo público. Creo que tendrá que hacer unos cambios en los próximos días”.

En el Caribe, entre tanto, al jefe de Estado se le reconocen logros, como la reestructuración del proceso de venta de Electricaribe, que por ahora va bien, hay proponentes y va marchando la selección de un nuevo operador. No obstante, los desembolsos de los cerca de $800 mil millones para las inversiones para este año son el lunar, y por ello siguen las protestas de la ciudadanía que sigue sin notar un cambio en la calidad del servicio de energía.

Otra dificultad del Ejecutivo en la Costa tiene que ver con la gestión de la navegabilidad del río Magdalena. En palabras de Ricardo Plata, presidente del Comité Intergremial  del Atlántico, “tenemos la  expectativa de que más temprano que tarde, a más tardar el primer semestre del año entrante, se solucione todo el tema de la APP del río. Este año no se pudo superar esa costumbre, en la cual llevamos más de dos décadas: esa mala orientación de la institucionalidad del tema de navegación fluvial en el país, porque no hay una entidad que realmente sea del todo responsable de esto. Hay un incumplimiento total de la ley que obliga al Gobierno a estar permanente atento a las necesidades del río”.

Sin embargo, Plata resaltó algunos aspectos positivos de este primer año del presidente. Entre ellos, el caso Electricaribe y  dijo que su mayor “contribución ha sido la de abstenerse a entrar en la moda de tantos dirigentes que acuden a los insultos para referirse a quienes no están de acuerdo con ellos”. De otro lado, luego de que hubiese dudas al respecto, Duque cumplió y sancionó la Ley de Regiones, con lo que se espera que llegue un proceso activo de descentralización y se ejecuten proyectos de impacto regional para atacar los flagelos de altos índices de pobreza y de necesidades básicas insatisfechas del Caribe.

El alcalde de Valledupar, Augusto Ramírez, dijo que “ha sido buena la gestión del presidente en este año y ha demostrado su compromiso con la ciudad. Hoy tenemos el  financiamiento de la Policía Metropolitana, en su primera etapa por alrededor de unos $65.000 millones”.

Juan Suaza, mandatario de Riohacha, afirmó que “el Distrito ha recibido un gran respaldo en este primer año de gobierno del presidente Duque con la firma del Pacto por Riohacha, en donde se fijó la hoja de ruta para gobernar con transparencia”.

A su vez, el alcalde (e) de Montería, Arturo Mercado, señaló que durante el primer año de Duque “se han concretado dos grandes megaobras para la capital cordobesa, el acueducto de El Faro y el tercer puente sobre el río Sinú, que podrían transformar la dinámica y la calidad de vida de los monterianos”.

El alcalde de Sincelejo, Jacobo Quessep, explicó que “el primer año y medio, lo digo con conocimiento de causa de los mandatarios, es para estructuración y planeación de lo que será el gobierno, y mal haríamos en generar una calificación en estos momentos dado que la planeación y planificación es poco visible, se visibiliza en los años venideros”.

Por su parte, Rosa Cotes, gobernadora del Magdalena, afirmó que Duque “se ha acercado a las regiones” y destacó que esa interacción hará que “los frutos se vean muy pronto”. Y agregó: “Estamos seguros que estos tres años que vienen del presidente Duque darán resultados muy óptimos por las deferencias que tiene con el Magdalena”.

Y el gobernador (e) de La Guajira, John Fuente, destacó “el ambicioso proyecto Guajira Azul, con el que se busca enfrentar la histórica carencia de agua en la península; una iniciativa que cuenta con una inversión que ronda los $424.000 millones y que ya comenzó a implementarse en Manaure”.

Hace un año, el día de la posesión del presidente.

Hace un año, el día de la posesión del presidente.

Economía: desempleo subió a dos cifras

Aunque el año pasado el PIB creció en 2,7% y para este año se espera que sea del 3%, con lo que Colombia se ubicaría en las cifras altas de la región, no basta para generar empleo y en junio volvió a subir tras un crecimiento acelerado a dos cifras, situándose en 10,1%, luego de que desde 2015 estuviese en el 8,9% y los incrementos se dieran de manera moderada. Se atribuye esta crisis a la inédita migración de 1,4 millones de venezolanos, pero el propio ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, admitió que en Palacio no saben por qué está sucediendo esto.

El dólar está por los $3.400 y el déficit externo llega al 4% del PIB, lo que representa una amenaza de devaluación aún mayor. Pero la inflación está controlada, porque luego del susto de hace un par de años cuando casi se trepa a dos dígitos, ahora está contenida dentro de los límites que ha establecido el Banco de la República.

Para el senador barranquillero Efraín Cepeda, del Partido Conservador, “el resultado de este primer año de gobierno está en el desempleo: me parece que lo más importante es la gente y el empleo. La gente esperando un empleo y nosotros discutiendo segundas vueltas y objeciones a la JEP. Lo más peligroso para la llegada  de los capitales es la incertidumbre. Nadie mete su plata donde hay una inestabilidad y estos ruidos no aseguran la inversión en Colombia”.

Seguridad: cultivos ilícitos decrecieron

El propio Santos reconoció que los pagos por la sustitución voluntaria se tradujeron en un incentivo perverso para que los cultivos ilícitos de coca crecieran hasta las 210 mil hectáreas. Ello hizo que el volátil presidente estadounidense, Donald Trump, volviera a poner el tema de las drogas sobre la mesa de las relaciones con Colombia, lo que trajo duros pronunciamientos en contra de Duque durante los primeros meses de este año, pero que se detuvieron cuando a mediados los reportes indicaran un leve descenso en los sembradíos, que bajaron a 208 mil hectáreas.

Este tema además se ha convertido en la principal meta en materia de seguridad para la Casa de Nariño y, con la luz verde que le dieron las altas cortes al Ejecutivo para que, previo al cumplimiento de una serie de requisitos de salud y medioambientales, se vuelva a la aspersión aérea de glifosato, de seguro este asunto seguirá en las líneas gruesas del plan de Gobierno.

Aunque Duque, hasta ahora, ha respetado los acuerdos con las Farc, también es cierto que ha tenido mano dura con el Eln, con rechazo profundo entre la ciudadanía por la bomba en la Escuela de Cadetes que dejó 22 muertos, y que legitimó el levantamiento de la mesa de paz que dictó el mandatario.

Siguen estremeciendo al país, entre tanto, los recurrentes asesinatos de líderes sociales, que distintas entidades cifran entre 500 y 600 desde la firma del Acuerdo de Paz y que, no obstante, según el Gobierno, han disminuido un 35% en comparación con el año pasado.

El presidente del Partido Conservador, Omar Yepes Alzate, advirtió al respecto que “la seguridad sigue siendo uno de los graves problemas del país, porque hay muchas formas de delincuencia. Se firmó la paz con las Farc, pero quedó un grupo pronunciado, (…) el narcotráfico, el paramilitarismo, la delincuencia común. Esa es una de las grandes prioridades del Gobierno, tratar de asegurarles tranquilidad a los colombianos”.

Política: dieta sin ‘mermelada’

Pese a que le ha significado varios fracasos en materia legislativa, el presidente Duque se ha mantenido en su propósito de no repartir ‘mermelada’, entendida como cupos indicativos del Presupuesto, contratos, puestos o dádivas de algún tipo a los congresistas de su cuerda o no, para que estos le aprueben la agenda gubernamental.

Sin embargo, de lo que resienten algunas bancadas, sobre todo las oficialistas, es que no se vea la participación política de sus colores en el gabinete ni en las direcciones y altas entidades del Gobierno, con lo que la gobernabilidad del jefe de Estado en el Congreso es reducida, y solo le alcanza para hacer pasar los proyectos casi que obligatorios, aunque suscita una mayor deliberación en el Legislativo.

Si el primer año se supone en todos los congresos de la República es del presidente, este fue la excepción: de los 18 proyectos que el Gobierno presentó solo pasaron menos de la mitad: el Presupuesto, la Ley de Financiamiento, el Plan Nacional de Desarrollo y la Ley TIC, entre las más importantes, pero también obvias.

En la opinión del senador cesarense Antonio Sanguino, de la Alianza Verde, “es un mal año para Duque, las mediciones así lo confirman, aumenta su nivel de desfavorabilidad por encima del 50% y su nivel de favorabilidad disminuye en todas las regiones. Eso significa que el colombiano de a pie no siente un rumbo ni un sello. Creo que el presidente es una combinación de frivolidad con una suerte de entrampamiento en la agenda del expresidente Uribe y el núcleo duro del uribismo”.

El presidente Duque en el encuentro de Cámaras de Comercio norteamericanas en el Centro de Convenciones Blue Garden, Barranquilla.

El presidente Duque en el encuentro de Cámaras de Comercio norteamericanas en el Centro de Convenciones Blue Garden, Barranquilla. César Bolívar

“La seguridad es una de las grandes prioridades del Gobierno, tratar de asegurarles tranquilidad a los colombianos””

Mal con Maduro, bien con migrantes

El cerco diplomático contra el presidente chavista de Venezuela, Nicolás Maduro, hasta ahora no ha dado frutos, aunque ubicó a Duque como líder regional de la cruzada para una transición en Caracas. Su vocería desde el Grupo de Lima es bien recibida por casi todos los sectores del país para que haya un cambio pacífico en las entrañas del Palacio de Miraflores, pero su cercanía y anuencia con el Washington de Trump para presionar a Venezuela es vista con reparos por lo que pudiese significar para Colombia como país vecino de un inestable régimen de izquierda en medio de una eventual confrontación bélica.

Y aunque la gigantesca migración venezolana sigue creciendo y aún se desconocen a ciencia cierta sus alcances en un futuro cercano en materia económica y social para el país, la comunidad internacional ha reconocido que las políticas del duquismo para afrontar esta crisis humanitaria y para recibir a los ciudadanos del país vecino ha sido generosa y acertada, en medio además de las crecientes y lamentables manifestaciones de xenofobia en distintas latitudes mundiales.

Análisis | Asesinatos de líderes y narcotráfico son consecuencia de expansión de cultivos 

La combinación de percepciones y estadísticas muestra un año complejo en seguridad pública. La raíz de todo el problema sigue siendo el narcotráfico, que el gobierno ha tratado de contener. Las cifras de homicidios y secuestros, que descendían de manera continua y estable, han entrado en una desaceleración con tendencia al alza y con rebrotes en Cali, Medellín y Cúcuta.

La extorsión se ha generalizado en la mayoría de sectores urbanos, ligado al microtráfico que genera economías ilícitas, fronteras invisibles y comunidades resignadas a vivir en feudos paraestatales. En el área rural, el asesinato de líderes sociales, ha sido consecuencia directa de la expansión de los cultivos ilícitos tras el acuerdo, mientras el crimen organizado transnacional mueve sus intereses a lo largo de corredores estratégicos en el norte y el sur del país.

La fuerza pública ha estado reacomodando sus políticas, planes y dispositivos, a pesar de una oleada de denuncias malintencionadas. Han faltado conocimiento, experticia, decisión y severidad para sobrepasar este escollo y enfrentar las amenazas con mayor contundencia. Aunque las urgentes reformas a la justicia y al sistema carcelario, indispensables para mejorar la seguridad, no salieron adelante, la Policía Nacional ha continuado cumpliendo con sus tareas de seguridad ciudadana, con el sacrificio de muchos de sus hombres y mujeres.

En defensa nacional, el principal foco de atención ha sido Venezuela y la posibilidad de un evento fronterizo que pueda escalar a instancias mayores, para las cuales Colombia está pobremente equipada. La burocratización de los Estados Mayores puede hacer que nuestras FFMM pierdan eficacia para confrontar peligros inmediatos internos y externos.
 

John Marulanda
Consultor internacional en seguridad y defensa

Análisis | ¿Cómo se van a financiar los $10 billones de recortes de impuestos a las empresas?

El presidente Duque, importando la retórica del Partido Republicano de los EE.UU., centró sus promesas fiscales alrededor de la idea de que recortarles impuestos a las empresas es una panacea para el crecimiento económico y, en efecto, siguiendo esta teoría se ha esforzado por hacer estos recortes de impuestos.

Entonces, todo empezó con la Ley de Financiamiento de 2018, en la cual mientras todo el mundo debatía si se subía o no el IVA a la canasta familiar, sin que se hiciera demasiado ruido se prometieron unos enormes recortes de impuestos a las empresas en el 2020. No hemos empezado a pagar por esos recortes de impuestos pero ya se viene esa factura que nos van a pasar como país, y aunque el presidente prometió que no iba a subir impuestos queda la pregunta de cómo se van a financiar estos alrededor de $10 billones de recortes de impuestos a las empresas.

En la Ley de Financiamiento existía la propuesta de subir el IVA para financiar este recorte – subir el IVA que paga la mayor parte de los colombianos de la clase trabajadora para bajarle los impuestos a las empresas de la clase más privilegiada–, sin embargo, por la reacción popular esto no sucedió.

Probablemente, ante la dificultad política de proponer un aumento del IVA en 2020, el Gobierno plantea la venta de activos del Estado para financiar un par de años de recortes de impuestos a las empresas, y luego dejar el problema de cómo seguir financiando esto al siguiente gobierno. Incluso, si se les acaban las empresas que vender, ya esa subida del IVA que probablemente se necesitaría para mantener de forma permanente estos recortes a las empresas, va a ser problema de alguien más.

¿Te ha sido de utilidad este anuncio
[Total Votos: 1 Average: 5]

Mas leidos

To Top
Necesita Ayuda? Hablemos